La importancia de disponer de un adecuado inventario de hardware

A lo largo de las últimas semanas he estado (y sigo) involucrado, junto a varios técnicos, en la consecución de inventarios de hardware de las máquinas que se pretende migrar a software libre. La mayor parte de las Administraciones Públicas y empresas (éstas en menor medida) en las que he trabajado, tanto en Canarias, como ahora en Andalucía y Extremadura no disponen de un inventario exhaustivo. Hay dos motivos básicos por los que es un punto crítico a la hora de migrar a software libre:

* Es necesario conocer el hardware con detalle para saber qué módulos deben incluirse en la distribución linux a implantar.

* Es necesario predecir el rendimiento que de la máquina con el nuevo software.

Asimismo, es necesario conocer con mucho detalle los periféricos que utilizan los usuarios. A menudo son tan importantes como el propio equipo. Conocer qué drivers deben estar disponibles en la nueva versión es relevante.

Las actualizaciones de sistema operativo que se desarrollaban en el pasado con sistemas de Microsoft (cambios de plataforma diría yo en algunos casos) implicaban por lo general cambios de equipos. En pocos casos, añadir memoria solía resolver el problema de falta de rendimiento salvo en los casos (como ahora el Vista) en los que los drivers para el nuevo sistema no existe.

Se me ocurre esta realidad como causa principal para una carencia tan flagrante. Quienes nos movemos en el mundo del software libre siempre tenemos el hardware en mente porque, hasta hace poco, era un punto que requería toda nuestra atención. Aunque cada vez estamos más relajados en este sentido, ocasionalmente nos encontramos con casos no resueltos o difícilmente resolubles. Para nosotros el inventario es un requerimiento natural. No ha sido así durante muchos años con los sistemas de Microsoft. Los fabricantes se ocupaban de esto por nosotros. Los responsables técnicos de la mayor parte de las administraciones hace mucho que no se enfrentan de un modo global a esta necesidad.

Los costes de realizar inventarios son altos porque la mayor parte de las soluciones requieren instalación. Además, esa instalación debe realizarse en la plataforma a extinguir, por tanto, se puede añadir a la ecuación un coste de licencia no esperado. La mano de obra a invertir en esta tarea no es despreciable que digamos. Si la administración en cuestión dispone de varias sedes o su red no está en buenas condiciones, el problema se acentúa.

Con el fin de abaratar costes, servidor y la gente con la que trabajo estuvimos varios días desarrollando y probando un sistema para realizar inventarios. Lo denominamos Inventory Libre y estamos poniéndolo en producción en varios ayuntamientos de La Axarquía de Málaga y en la Junta de Extremadura con notable éxito. Lo liberaremos en breve. No es una solución redonda ni elegante, entre otras cosas, porque nada relacionado con hardware lo es. Pero sí que es tremendamente eficaz para inventarios a gran escala.

En cualquier caso, la mejor solución sigue siendo conservar las características técnicas de los dispositivos tras la adquisición, actualizar los datos, etiquetar equipos y periféricos y mantener toda la información en un soporte digital fácilmente manejable.

Si está pensando en migrar a software libre o a Vista, no sería descabellado comenzar a desarrollar estas tareas con el fin de facilitar ese cambio y, de paso, ahorrar unos euros si puede realizarse con personal propio. Si no es así, debe incluirse el inventario entre las tareas que forman parte del proyecto de migración, con su correspondiente coste económico y necesidades de recursos. Otro día trataré de hablar del inventario de software.

Novedades desde Málaga

Ya estoy instalado en mi casa de Málaga. Tras unos días abusando de la hospitalidad de Alberto Barrionuevo (muchas gracias Alberto), he cumplido uno de mis sueños, vivir al lado de la playa, lo cual es curioso teniendo en cuenta que vengo de Canarias.

Mucha gente me pregunta cómo va el proyecto. Pido un poco de paciencia a mis amigos, conocidos y compañeros porque aún no tenemos nada que contar. Es público que vengo aquí a trabajar en un proyecto de migración de La Axarquía de Málaga, y en eso estoy a tope. No obstante, son muchos los actores que intervienen y compleja la planificación.

Mucha gente ha depositado grandes expectativas en nosotros y estamos expuestos a intereses diversos. Por resumir, es un proyecto delicado. Contamos, eso sí, con muchos y buenos apoyos y Ramón Ramón se está demostrando eficaz a la hora de realizar tareas de dirección. Lo esperaba, aunque reconforta comprobarlo. La empresa que nos ha contratado nos está quitando piedras del camino (fundamental labor) y los compañeros de Ramón que he conocido (o ya conocía) me ayudan en la labor de integración (ya conozco unos cuantos bares y chiringuitos de playa). Todo marcha. Desgraciadamente he dispuesto de tiempo cero para dedicarme a algunos flecos que me he dejado en Tenerife. La semana que viene podré hacerlo.

Cuando, dentro de unas semanas, tengamos una planificación del trabajo, definidos los actores, la envergadura real del proyecto y las primeras acciones a tomar, informaremos debidamente a la comunidad de lo que estamos haciendo y el impacto que puede tener. Así que tomen cualquier información previa con pinzas.

Queremos que La Comunidad y las empresas de software libre intervengan y tenemos la intención de ser todo lo transparente que podamos, teniendo en cuenta que trataremos con información sensible no publicable (LOPD). Trabajamos para cumplir los objetivos establecidos y, como consecuencia, para que nuestro trabajo sea útil a aquellos que, en diferentes puntos de España u otros países, pelean diariamente por que se instale y use software libre en Administraciones Locales.

En fin, no es mucho pero, ¡oiga!, hay cosas que llevan su tiempo. Veremos hasta donde llegamos.